top of page
  • Foto del escritorVegan's Paradise

Dieta plant-based o basada en plantas: ¿en qué consiste?


En los últimos años, hemos escuchado mucho hablar de la dieta plant-based o basada en plantas. En este artículo vamos a responder algunas de las preguntas más frecuentes sobre ella:


1) ¿Qué es la dieta plant-based?

2) ¿Cuáles son los beneficios de una dieta a base de plantas?

3) ¿Cómo puedo iniciar una dieta plant-based?

4) Alimentación plant-based y suplementos.

5) Vida plant-based.


Aún hoy, las dietas se asocian únicamente a la pérdida de peso, con toda la carga negativa de sacrificios y privaciones que implica. Por eso queremos cambiarle esa connotación: la dieta plant-based se trata más bien de un tipo de alimentación que nos hace pensar de manera consciente en los alimentos que consumimos y saber qué beneficios tienen para la salud, el medio ambiente y los animales.


Siempre es importante recordar que cada una de nosotras tiene motivaciones y deseos distintos. Tu experiencia hacia una alimentación más saludable y consciente es muy personal. Se trata de descubrir y disfrutar el proceso.


Ahora sí, te invitamos a conocer más sobre esta dieta.

¿Lista? ¡Ahí vamos!

 

1) ¿Qué es la dieta plant-based?


En este tipo de alimentación, la base de la nutrición proviene del mundo vegetal: incluye verduras, frutas, semillas, frutos secos, legumbres, cereales. También reduce al máximo o no incluye alimentos procesados y refinados y los de origen animal.


En este artículo, te vamos a presentar los beneficios de una alimentación a base de plantas, reducir o dejar de comer productos procesados y dejar de comer productos de origen animal. También te invitamos a iniciar el camino de esta alimentación con algunos consejos.


 

2) ¿Cuáles son los beneficios de una alimentación a base de plantas?


Hay numerosos estudios que indican que la alimentación basada en plantas trae muchos beneficios para la salud por su alto contenido de nutrientes y la calidad de los mismos.


Este tipo de alimentación reduce significativamente el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión (presión arterial alta), hiperglucemia (exceso de azúcar en sangre), hiperlipidemia (exceso de grasa en sangre), enfermedades digestivas y ciertos tipos de cáncer y ayudan a mantener un peso equilibrado y prevenir la obesidad.

La alimentación plant-based es rica en nutrientes esenciales para el organismo. Aporta vitaminas A y C, fibra, minerales, fitoquímicos, proteínas, grasas y mantiene nuestro cuerpo hidratado debido a la cantidad de agua presente en frutas y verduras.


Otro punto importante es saber que la comida industrializada, procesada y refinada pasa por un proceso que altera su composición natural. Es transformada para producir alimentos más económicos y que duren más tiempo. En este proceso, se destruyen o reducen sus nutrientes. Al evitar estos productos, la dieta plant-based prioriza alimentarnos de manera más natural y aprovechar al máximo el valor nutricional de las plantas, tan beneficiosas para el funcionamiento de nuestro cuerpo.


Por otra parte, no consumir productos de origen animal es una de las bases del veganismo. La postura ética vegana concibe a los animales como seres sintientes y por ende rechaza su uso para la alimentación, indumentaria, medicación, cosméticos, transporte, experimentación y entretenimiento. Es importante pensar que al no consumir productos de origen animal, los estás protegiendo y también al medio ambiente. La cría de animales para carne y derivados produce muchos de los gases contaminantes que están generando el calentamiento global.


Cada acción suma, nada resta. A tu paso y con tus tiempos harás tu parte para que el mundo en el que vivimos sea un espacio mejor para todos, para la naturaleza y para los animales con quienes compartimos este planeta.

 

3) ¿Cómo puedo iniciar una dieta plant-based?


Si estás medio perdida y no estás muy segura de cómo empezar, siempre es bueno consultar con nutricionistas especializados en alimentación a base de plantas que escuchen tus inquietudes y necesidades y puedan planificar juntos una rutina.


También podés encontrar muchísimas recetas e información en internet. Y si no te gusta demasiado cocinar, hay muchos productos orgánicos en el mercado y alternativas a productos procesados.


Un buen ejercicio es hacer una lista con las verduras, frutas, legumbres, frutos secos, semillas y cereales que comas habitualmente y te gusten.


Por ejemplo:


Frutas: naranja, manzana, banana, pera, pomelo, mandarina, frutillas, uvas, tomate.

Verduras: papa, cebolla, lechuga, zanahoria, zapallito, acelga, espinaca, remolacha, zapallo, repollo.

Legumbres: lentejas, garbanzos, porotos.

Frutos secos: nueces, almendras, maní, avellanas, castañas.

Cereales: maíz, avena, arroz integral, arroz yamaní.

Semillas: lino, chía, sésamo.


Podés preguntar en la verdulería o dietética u otro negocio de tu barrio si tienen esos alimentos y cuales tienen que no conocías o no habías comido antes.


Seguramente, en algunas categorías vas a conocer como mínimo cinco alimentos, quizás menos en otras. En la lista que te compartimos ya hay más de 30 opciones para comenzar. ¿Te imaginas las combinaciones de comidas que podés cocinar? ¡El cielo es el límite! Y cuando empieces a descubrir la cantidad de alimentos que hay en el mercado, y que quizás no conocías, vas a querer probar todo. Descubrir sabores puede ser muy divertido y motivante.


¿Querés sorprender a tus amigos con deliciosas comidas basadas en plantas? Te invitamos a leer este artículo con 5 ideas de comidas plant-based.

 

4) Alimentación plant-based y suplementos


Es probable que los especialistas te pidan un análisis de sangre. La anemia, o baja cantidad de glóbulos rojos y también deficiencias en distintos tipos de vitaminas son muy comunes en toda la población, lleven una dieta plant-based o no.


Al elegir dejar de comer cualquier producto de origen animal, vas a necesitar suplementos de vitamina B12. Es necesaria para crear glóbulos rojos. Por eso hay que suplementarla. Podes encontrar varias opciones en el mercado y siempre recordá que es mejor consultar a un nutricionista para que te recomiende lo que mejor se ajuste a tus necesidades y posibilidades.


En cuanto al hierro, no siempre es necesario tomar suplementos porque hay muchos alimentos de origen vegetal que lo poseen y en cantidades más que suficientes. Para su mejor absorción, hay que consumirlos con otros alimentos. Por ejemplo: las almendras, lentejas, acelga y espinaca son ricas en hierro y para favorecer su absorción se recomienda combinarlas con alimentos ricos en vitamina C.


Recordá que es importante, al comienzo, contar con la guía de un especialista para saber si necesitas suplementos fortificados en hierro.


 

5) Vida plant-based


Incorporar hábitos conscientes en tu día a día de la mano de la alimentación a base de plantas va a generar un mayor bienestar en tu vida.


Vas a comer más saludable pero lo más importante es que va a ser el comienzo de un camino de desarrollo personal y de un mundo cada vez más compasivo con los animales y el medio ambiente.


Divertite, descubrí nuevos alimentos, crea recetas en la cocina, invitá a tus amigos y familia a probar tus comidas. Y si te interesa saber un poco más sobre la experiencia de este cambio, podés leer este artículo .

 

¡Compartamos experiencias!


¿Estás comenzando el cambio y nos querés contar cómo te está yendo?

Y vos que ya seguís una alimentación plant-based, ¿cómo fue tu proceso?


¡Nos encantaría que nos cuentes!


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page